Uno de los grandes dilemas de los directivos es cómo gestionar la vuelta a la normalidad. Mientras algunas empresas están haciendo volver a sus empleados al trabajo presencial, otras mantienen el trabajo remoto o híbrido.

El pasado 16 de marzo, Microsoft publicó un estudio global con datos a tener en cuenta sobre el trabajo híbrido y la flexibilidad laboral. Entre todos ellos, destacaría los siguientes, ya que suponen grandes retos para las organizaciones:

  • Más de la mitad de los empleados le da más importancia a la salud y al bienestar que antes de la pandemia, independientemente de la generación a la que pertenezcan.
  • El nuevo modelo a consolidar sigue sin estar claro. El 51% de los que cuentan con modelos híbridos considerarán un cambio a remoto, mientras que el 57% de los que trabajan en formato remoto sopesarán virar hacia un modelo híbrido.
  • El mayor de los desafíos es construir relaciones entre empleados en este nuevo contexto laboral.

Por otro lado, Jared Spataro, basándose en este mismo estudio, publicaba en Harvard Business Review algunas tendencias que ayudan a entender por qué el modelo híbrido va a seguir siendo relevante.

  • Las prioridades de los empleados han cambiado. La apuesta por la calidad de vida, el bienestar, la salud mental y el balance familiar-laboral es amplia, pero es aún mayor en el caso de padres y mujeres.
  • Es necesario reflexionar sobre el porqué y el para qué de la vuelta a la oficina. Si se tiene muy claro el beneficio, es necesario comunicarlo adecuadamente a toda la organización. Si no se tiene claro el beneficio, ¿es realmente necesario?
  • Trabajo remoto no equivale a que los empleados deban estar siempre conectados. Desde el inicio de la pandemia, los horarios de trabajo han aumentado un 13% y el tiempo destinado a reuniones hasta un 250%.
  • Es necesario plantear escenarios que fomenten la relación entre empleados. Se ha demostrado que las personas que se han incorporado a las empresas durante la pandemia tienen relaciones más débiles con sus compañeros.

Quedan muchos aspectos por definir. Seguimos en una época de cambio, incertidumbre y transformación que requiere de adaptaciones continuas. Lo que sin duda revela el informe de Microsoft, es que los empleados de 2022 no son los empleados de 2019. Las expectativas han cambiado, y ahora más que nunca es necesario entenderlas y trabajar para satisfacerlas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Awesome Works
Awesome Works

Related Posts